Realeza

Reina Isabel II, los atentados de muerte por los que ha pasado

Sin importar lo bien resguardada que se encuentre, la Reina Isabel II ha pasado por distintas ocasiones en las que le han intentado quitar la vida, la más reciente fue el año pasado y fue un guardia de seguridad.

Por Alejandra Vera

-
Reina Isabel II, las ocasiones que le han intentado quitar la vida

Reina Isabel II, las ocasiones que le han intentado quitar la vida (Instagram)

La Reina Isabel II es una de las personas más famosas del mundo, por los casi 70 años que ha pasado al frente de la corona británica y por los hechos que ha presenciado mientras esta en el poder, no puede pasar desapercibida por nadie; incluso, son pocas las personas en la tierra que no la identifican.

Esta fama le ha traído a la monarca de 95 años muchos beneficios, no obstante, son los mismos que la han expuesto a situaciones de riesgo, como los atentados en los que ponen en peligro su vida. La Reina Isabel ha sido blanco de muchas personas extremistas, así como de un grupo de terroristas islámicos. Aquí te explicamos.

Puedes leer: Las extrañas reglas de la corona Britania, de la hora de dormir hasta la vestimenta

El primero de los atentados que sufrió la madre del príncipe Carlos transcurrió en el año 1970, cuando la Reina y su esposo, el duque de Edimburgo viajaban en tren de Sidney a Orange durante un tour real por Australia. En medio del trayecto, el tren chocó con un tronco de madera que, al parecer, colocaron a propósito en medio del paso con el fin de que el tren se descarrilara debido a la alta velocidad con la que solía hacer el recorrido.

Para sorpresa de los maleantes, y de los mismos pasajeros, el hecho no pasó a mayores, porque precisamente la Reina fue la culpable de que viajaran a una velocidad menor, lo que permitió al tren frenara a tiempo y pudiera detenerse antes de que se estrellaran. Así que no ocurrió ninguna tragedia.  

En octubre de 1981, la Reina Isabel acudió a Nueva Zelanda a una visita oficial. Mientras saludaba a más de tres mil 500 personas que salieron a las calles de Dunedin, un joven de tan solo 17 años intentó acabar con la vida de la Reina de Inglaterra, disparándole con un rifle desde la ventana del cuarto de baño de un bloque de viviendas ubicado cerca al desfile.

Christopher John Lewis, manifestó luego de su captura que un hombre inglés llamado Snowman le ordenó matar a la reina, un hombre que lideraba N.I.G.A y daba órdenes para “plantar terror y atemorizar a la población de Dunedin”. Al paso de las investigaciones y tras una revisión psicológica, Lewis confesó que el verdadero Snowman estaba en su imaginación y que realmente él había planeado el atentado.

Para el año 1982, la Reina se encontraba durmiendo en el Palacio de Buckingham, mientras que Michael Fagan, un pintor desempleado de 32 años, logró llegar a la habitación privada de la reina a través del desagüe y entablar una conversación con la monarca durante aproximadamente 10 minutos. La guardia real acudió de inmediato, y logró así salvar a su majestad.

El hecho, ejemplificado en la cuarta temporada de la serie de Netflix “The Crown”, ocurrió en la noche del 9 de julio. Dado que a esa fecha aún no existía el castigo por allanamiento de morada, el pintor tuvo que permanecer seis meses en un centro de salud mental, para posteriormente salir y continuar con su vida.

Otro hecho inusual ocurrió en 1994, cuando en el Palacio de Buckingham de la nada, apareció una pelota de cricket, que volaba en dirección a la Reina Isabel y a gran velocidad. Gracias a la rapidez de uno de sus guardias de seguridad que se interpuso, el pequeño objeto no golpeó a la abuela del príncipe William y del príncipe Harry.

Diez años después, la policía británica detectó que existía un plan para acabar con la vida de la Reina Isabel, por parte de un grupo de terroristas islámicos. Según las investigaciones, el plan era asesinar a Su Alteza Real durante el festival anual de la Legión Real Británica, en el que se celebra el fin de la Primera Guerra Mundial. Los terroristas fueron captados a tiempo, y la fiesta continuó como se había planeado desde un inicio.

El hecho más reciente fue muy singular, aunque no deja de ser peligroso, mientras la Reina realizaba un viaje nocturno sola por los jardines del Palacio, debido a una noche de insomnio, un guardia de su misma seguridad la confundió, y de no haberle pedido que se identificara, hubiera disparado en contra de la monarca.

Síguenos en

En esta nota

  • Reina Isabel II
  • Atentados

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre las celebridades, glamour y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Realeza