Realeza

El incomodo momento que la Reina Silvia de Suecia desaprobó del bautizo de su nieto Julián

El tercer hijo del príncipe Carlos Felipe y de la princesa Sofía de Suecia fue bautizado a mediados del mes de agosto, pero hubo un detalle de la ceremonia religiosa que disgustó a la Reina Silvia.

Por Alejandra Vera

- 04 de Septiembre de 2021 - 14:41 hs
Reina Silvia de Suecia, desaprobó la ceremonia religiosa del bautizo de su nieto Julián

Reina Silvia de Suecia, desaprobó la ceremonia religiosa del bautizo de su nieto Julián (Instagram)

El 14 de agosto fue bautizado el tercer hijo del príncipe Carlos Felipe y de la princesa Sofía, Julián de Suecia. La ceremonia se llevó a cabo con las restricciones sanitarias debidas, por lo que no fueron más de 80 invitados los que asistieron al evento. La familia Bernadotte se dio cita la Iglesia del Palacio de Drottningholm en Estocolmo, en punto de las once horas del día.

El evento marco un hito en la historia de la realeza sueca, porque fue la primera ceremonia religiosa que no se compartió por televisión, debido a las modificaciones a las leyes en 2019. Sin embargo, poco a poco se han revelado imágenes del acontecimiento, y hoy se ha destapado el momento que la Reina Silvia desaprobó del bautizo.

Puedes leer: Celebran bautizo del príncipe Julián de Suecía

El Rey Carlos XVI Gustavo y su esposa, la Reina Silvia de Suecia se encontraban en la primera fila de la Iglesia para contemplar el evento tan importante para la vida religiosa de su nieto. Todo marchaba como debía, hasta que al sacerdote que oficiaba la misa tuvo una ocurrencia que no le pareció a Silvia, la reina.

El obispo Johan Dalman oficio la ceremonia, y en un momento tomó al bebé en sus manos y lo sacudió frente a los invitados y familiares, despertando el asombro de la reina Silvia de Suecia, abuela del pequeño, y de la princesa Estella, quien ocupará el trono después de su mamá, la princesa Victoria.

El sacerdote dijo: “Miren, acá tenemos al pequeño Julián, recién bautizado. Él está feliz, muy feliz, muy feliz, feliz. Gracias a Dios por eso”. Mientras que en sus manos zangoloteaba al niño por lo más alto del altar. Al costado, los príncipes de 42 años y 36 años, padres del pequeño de cuatro meses, contemplaban la escena.

Si bien, para algunos de los asistentes fue un momento que causó simpatía, para la reina consorte de Suecia desde 1976, no fue tan agradable. Y muy entendible, pues de un momento a otro, el evento familiar podía transformarse a una tragedia, si el duque de Halland, hubiera resbalado de las manos del religioso.

Julián de Suecia, nació el 26 de marzo del presente año, y ocupa la séptima posición en la línea de sucesión al trono, detrás de sus hermanos, Gabriel y Alejandro, quienes están luego de su papá y de sus primos, el príncipe Óscar y la princesa Estelle, y, después, de la princesa heredera Victoria de Suecia.

Para la hermosa ceremonia religiosa, el bebé real, y anfitrión de la fiesta, llevó una reliquia familiar. Utilizó el ropón que usó su padre en su propio bautismo en 1979. La prenda se remonta al bautizo del príncipe Gustaf Adolf en 1906, y ha sido usada por todos los bebés reales que han nacido desde entonces.

La princesa Sofía, madre del pequeño, también lucía bellísima. Ella llevó un vestido largo de manga abullonada en forma de A floral, el color crudo de Etro. Mientras que su esposo, el príncipe Carl Philip, vestía su uniforme militar con todas las insignias y medallas. Los hermanos menor del bautizado, iban a juego, con un pantalón corto de lino en color azul marino y una camisa blanca.

Síguenos en

En esta nota

  • Silvia de Suecia

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre las celebridades, glamour y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Realeza