Realeza

Antes que Charlotte de Cambridge, hubo otra princesa Carlota en Inglaterra

La única hija de Guillermo y Catalina de Cambridge no es la primera princesa de Inglaterra en recibir el nombre Charlotte o Carlota, en español. Antes que ella, hubo otra royal igual de querida que ella por el pueblo.

Por Nancy Villarreal

- 29 de Noviembre de 2021 - 20:25 hs
Antes que Charlotte de Cambridge, hubo otra princesa Carlota en Inglaterra

Antes que Charlotte de Cambridge, hubo otra princesa Carlota en Inglaterra (Especial Instagram)

Todos amamos a la princesa Charlotte, la única hija de Guillermo y Catalina de Cambridge.  Como ha pasado con muchos otros niños de la realeza británica, la nación la está tomando muy en serio y aplaudiendo cada nueva fotografía de Carlota del Reino Unido en los medios internacionales que cuentan con una sección dedicada los royals.

Esta niña real nació a las 8:34 de la mañana del día 2 de mayo de 2015 en el Hospital St Mary's en Paddington, Londres, con un peso saludable de 8 libras con 3 onzas. La princesa Charlotte es la segunda descendiente del príncipe William con Kate Middleton, y ocupa el cuarto lugar dentro de la línea de sucesión al trono británico. 

Puedes leer: Reglas de estilo que sí o sí, debes cumplir a la hora de vestir

Los principales puntos de referencia de la capital inglesa se iluminaron de color rosa para anunciar su nacimiento hace seis años y aparecieron imágenes de los felices duques de Cambridge con la pequeña Charlotte en brazos sobre las escaleras del hospital, y luego en un sinfín de viajes familiares con su mamá, su papá y su hermano mayor, el príncipe George.

La princesa Charlotte ya es todo un ícono de estilo como lo es su madre y con su personalidad traviesa, se ha ganado los corazones de la prensa y los fotógrafos en cada momento que la captan. Pero, una historia igual de interesante sobre la realeza británica es la que cuenta que hubo otra princesa Carlota, que igualmente fue muy querida por su pueblo.

Con el rey Jorge III en el trono, la Familia Real pasó por momentos muy difíciles. El monarca se había sumido en episodios de locura que a veces no le permitían comunicarse. Mientras estuvo enfermo, el príncipe regente, Jorge IV de Gales, gobernó en su lugar, pero él no era más que un soberano flojo y poco interesado.

Él tendía a preferir a las mujeres, la fiesta y la bebida a los negocios del estado y esto hizo poco por la reputación de la monarquía, especialmente en un momento en que los revolucionarios acababan de derrocar a la familia real francesa en 1792. Fue en 1796 que nació la princesa Charlotte de Gales, como la única hija de este príncipe regente y Carolina de Brunswick.

La tragedia de la primera princesa Charlotte

Sus padres no se llevaban bien y poco después del nacimiento de la primera princesa Carlota, el príncipe Jorge hizo un testamento en el que ordenaba que su esposa no tuviera ningún papel en la crianza de su hija y legó todos sus bienes terrenales a la que era su amante. Entonces, esta niña real regularmente se quedaba sola bajo el control de una institutriz, pues se cumplió el poco contacto con su madre quien luego se mudó lejos.

La princesa Carlota Augusta de Gales se resistió a la educación formal que se le impuso y se concentró en aprender de la música y se convirtió en una pianista consumada, con lo que se demostró su carácter fuerte. A pesar de eso, eran tiempos difíciles para las mujeres, cuya única esperanza de libertad era el matrimonio. 

Su padre siguió siendo malo con ella, negándose a darle una asignación para ropa lo suficientemente grande y restringiendo sus actividades sociales. Terminó por presionar a Charlotte para que se casara con Guillermo de Orange, sin embargo, luego conoció al príncipe alemán Leopoldo de Sajona-Coburgo y se enamoró. Después de tenerla recluida por un buen tiempo, se le permitió casarse con su amor. 

Puedes leer: Mako Komuro ya ha sido vista haciendo su vida hogareña en Estados Unidos

La princesa Charlotte pronto quedó embarazada, lo que era peligroso para cualquier mujer en esos tiempos, se enfermó y llenó de preocupación a sus personas cercanas. El 6 de noviembre de 1817, después de haber soportado más de 40 horas de trabajo de parto, la princesa Carlota de Gales dio a luz a un hijo que nació sin vida

Horas después de la medianoche, comenzó a vomitar y a quejarse de dolores fuertes en el abdomen. El médico descubrió que respiraba con dificultad y sangraba, por lo que le puso compresas calientes, el tratamiento aceptado en aquel momento para el sangrado posparto, pero la hemorragia no paró y falleció horas después. El dolor inundó al pueblo británico por la pérdida de la joven princesa Charlotte

Síguenos en

En esta nota

Nancy Villarreal

Soy una comunicóloga mexicana de 31 años que está buscando encontrar el equilibrio y la felicidad en todos los aspectos de su vida. Apasionada de la redacción, la fotografía y la danza.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre las celebridades, glamour y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Realeza

Síguenos